viernes, 22 de enero de 2010

Palabra de Chesterton (V)

Hace poco estuve intentando convencer a redactores y lectores de un excelente diario socialista de que la democracia, después de todo, era algo muy decente. Fracasé. Aquellos redactores y lectores eran gente verdaderamente encantadora e incluso divertida, pero no fueron capaces de digerir una paradoja como la de que los pobres tienen realmente la razón y los ricos están realmente equivocados. A consecuencia de aquello les ha quedado para siempre la tendencia a asociar mi nombre al a ginebra –bebida de la que no gusto en absoluto– y el maltrato a las esposas –pasatiempo para el cual carezco de la energía necesaria–.

Extraído de Lectura y locura, pág. 184, artículo Tommy y las tradiciones, 2008, Ediciones Espuela de Plata.

No hay comentarios: