martes, 19 de enero de 2010

Palabra de Chesterton (IV)

Sería verdaderamente terrible si en el mundo moderno dulcificar los castigos no significara otra cosa que hacerlos eternos. Permanecer eternamente en el tórrido infierno ya es bastante malo; vivir para siempre en un infierno tibio y tener que soportar la temperatura del humanitarismo sería intolerable.

Extraído de Lectura y locura, pág. 174, artículo El castigo eterno, 2008, Ediciones Espuela de Plata.

No hay comentarios: