miércoles, 13 de enero de 2010

Palabra de Chesterton (III)

Pero ya hemos llegado, sin embargo, a lo siguiente: en el mundo moderno hay muchas personas, demasiadas, que verdaderamente muestran por lo que respecta a las cuestiones de gusto el mismo ánimo vigilante, de violencia y exasperación contenida y permanente que resultaría natural que el hombre mostrara acerca de las muy combativas cuestiones relacionadas con el bien y el mal. Muchos modernos tratan el gusto como si fuera una cuestión moral. Sólo nos queda esperar que no acaben tratando la moral como si fuera una cuestión de gusto.

Extraído de Lectura y locura, pág. 127, artículo Una acusación de irreverencia, 2008, Ediciones Espuela de Plata.

[Un siglo más tarde]
...Pues amigo Gilbert me temo que uno de tus peores temores se ha cumplido. En nuestro mundo actual la diferencia entre bien y mal ya no existe. Desde Einstein todo es relativo, moral incluida.

No hay comentarios: