martes, 8 de febrero de 2011

Palabra de Salinger (II).

Antes yo era tan tonto que la consideraba inteligente porque sabía bastante de literatura y de teatro, y cuando alguien sabe de esas cosas cuesta mucho trabajo llegar a averiguar si es estúpido o no. En el caso de Sally me llevó años enteros darme cuenta de que lo era.

J.D. Sallinger, El guardián entre el centeno, capítulo 15.

1 comentario:

L.N.J. dijo...

Dí contigo y es un placer.

Un beso Alex.