sábado, 4 de agosto de 2012

La pistola de Chéjov.

En el segundo libro de 1Q84 (final del primer capítulo para ser más exactos) aparece una referencia a Antón Chéjov, más concretamente a la pistola de Chéjov.
pistola
Si habéis seguido el segundo enlace habréis llegado a la versión inglesa de la Wikipedia en la que se explica este recurso literario. Literalmente se debería traducir como "el arma fuego de Chéjov" en lugar de pistola, dado que la traducción de gun no es pistola, sino arma de fuego. De hecho en las tres referencias que se conocen del puño y letra de Chéjov dos hacen mencionan a un rifle y la tercera a una pistola.
Falta de profesionalidad de los traductores españoles aparte, el arma de Chéjov es un recurso literario calificado como vuelta de tuerca, es decir, un recurso cuyo fin es crear un giro inesperado en la historia. Sin embargo no es realmente ese su fin. El arma de Chéjov se basa en introducir un elemento en la historia aparentemente irrelevante (un simple elemento que se menciona por estar en el escenario) y más tarde usarlo para que se sepa cual es su verdadera significancia y peso en la historia. Si un elemento no tiene la más mínima relevancia ni va a ser empleado no debería ni siquiera mencionarse. Es más, Chéjov afirmaba que tampoco podía incluirse un elemento y olvidarse de él hasta mucho más avanzada la historia. En el caso del teatro comentó que si se incluía una pistola en el primer acto debía ser usado en el segundo; en caso de una historia, si el rifle aparecía en el primer capítulo debía dispararse en el segundo o tercer capítulo, y no más allá.
Hace poco, leyendo la novela Materia extraña de J.J. Gómez Cadenas, recordé ese fragmento antes mencionado y caí en la cuenta de que esa novela cae en el mal uso y abuso del arma de Chéjov. En Materia extraña no hay elemento irrelevante concurriendo además que ciertos elementos no entran a escena hasta bastante después de haber sido mencionados. Como resultado tenemos la confusión que produce presenciar situaciones con personajes que se han presentado mucho antes y que dado el cambiante hilo argumental de un personaje a otro ya no recordamos quien era ni a que se dedicaba. Ejemplo de ello es un personaje llamado Richard o Robert Gregoire (el autor le llama de ambas maneras al presentarlo) al que le dedica cuatro páginas en solitario en el capítulo 6 (página 56) y que no vuelve a aparecer hasta el capítulo 13, ya en la segunda parte (página 111). Ni siquiera en el capítulo siguiente en el que mantiene una conversación  con Rostam Sistani (otro personaje que sólo había sido mencionado) caí en la cuenta de que ese personaje ya había aparecido 55 páginas más atrás. No fue hasta mucho más avanzada la novela, cuando regresa a su ciudad natal, cuando advertí que ese personaje que aparecía muy puntualmente era el mismo que aparecía en los primeros compases.
El caso más destacado de mal uso y abuso del arma de Chéjov con el que me he topado es El Simarilion de J.R.R. Tolkien. Quienes lo han leído me lo han confirmado. La sobreabundancia de nombres (algunos personajes con varios nombres de hecho) y la muy puntual aparición de bastantes de ellos me obligaba a revisar el glosario que aparecía al final del libro cada dos por tres para recordar quien era el personaje del que se hablaba en cada momento. La primera lectura fue lenta y farragosa. Una vez colocadas todas las piezas en el tablero la segunda y posteriores lecturas han sido siempre un placer.
Tendré en cuenta este asunto del arma de Chéjov a la hora de escribir, aquí y en otros lares. De aquí borraré elementos que iba a tratar y al final no verán la luz. Los elementos que se quedaron arrumbados y que me interesa reavivar tendrán que pasar por algún proceso para que no suenen extraños después de tanto tiempo. Aún no tengo claro de que manera...




EDIT 6-11-2012: Un par de meses más tarde a Jot Down se le enciende la misma bombilla que a mi y publica un artículo titulado Mecanismos: Chéjov cogió su pistola, mucho más completo, exhaustivo, divertido y cinéfilo que el mío. Como doble y reciproca curiosidad Materia Extraña está a la venta en Jot Down Books...

No hay comentarios: