lunes, 3 de mayo de 2010

Los engranajes del mundo.



Mientras mi corazón y mi alma están en el Nuevo Mundo y mi cuerpo y mi mente en el Viejo Mundo me ha dado por pensar en la perversidad del sistema de enseñanza al que tuve que someterme. Las ideas de Viejo y Nuevo Mundo son de corte eurocentrista. Fuera de ambos mundos no aparece nada más en los planes de estudio. Ni siquiera en la Universidad ofrecían alguna asignatura de libre configuración sobre la historia en otros continentes, tan solo Europa y América. De África, nuestra cuna, no hay gran cosa que decir, en mi opinión porque no se ha estudiado lo suficiente. Tan solo Egipto y el Islam parecen haberse ganado respeto entre los historiadores, uno por su misterio, y el otro por estar entre nosotros. Más al sur de esas dos civilizaciones nos aparece un entramado de tribus sin sistema de escritura y, por tanto, sin memoria histórica. Lo que sabemos de ellos es escaso. Me pregunto si algún podremos averiguar algo más, sobre todo después de haberlos arrasado los del Viejo a golpe de escuadra y cartabón, y los del Nuevo ahora con la venta de armas.

Sin embargo no es ese mundo del que provenimos el que me llama la atención. El primer lugar hacia el que el hombre se expandió desde la Cuna del Mundo fue Asia. Allá tenemos poderosas civilizaciones que son aún ignoradas aún por nuestros historiadores, India, China, Japón... Como bien se decía en El Último Samurai "mientras ustedes iban aún con taparrabos ellos eran los guerreros más refinados del mundo". Mientras acá aprendíamos a hacer fuego y curtir pieles, los chinos hacían mover los engranajes del mundo. Mientras una naciente Roma destruía la flota de Cártago la dinastía Quin creaba el imperio más longevo de la Historia. Mientras apenas eramos capaces de navegar por el Meditarráneo, tres gigantescas flotas comandadas por eunucos recorrían cada rincón del mundo, llegando incluso a Italia en 1434.

¿Por qué se ignora esa parte del mundo? Las grandes potencias asiáticas (India, Japón, China, Rusia) tienen un mayor poderío económico y militar que el Viejo y el Nuevo Mundo juntos. Me atrevería a decir que incluso en lo social y lo cultural nos aventajan, aunque por ahora solo sé muy pocas cosas de las culturas china y japonesa. Siento que solo estoy viendo la punta del iceberg y que mi propia civilización occidental es un cubito de hielo comparado con ese iceberg.

El tiempo dirá hacia donde se mueve el mundo, si seguirá en torno a nuestro ombligo o si Asia finalmente consigue la hegemonía y consigue girar el mundo a su ritmo, en torno al originario Motor del Mundo. Habrá que empezar a escribir algo más que haikus...

P.S.: Al terminar esta entrada me acordé que los camaradas de la Asociación Cultural el Naufragio de Lucena y Cabra comparten punto de vista con su revista Saigón.
Safe Creative #1005036178715

No hay comentarios: